SIN MIEDO A LAS GRASAS

Empecemos por entender que todas las grasas hacen parte de todas las dietas y realmente son nutrientes necesarios en lo que conocemos como alimentación balanceada, la única diferencia es que unas son más saludables que otras. De un lado están las grasas de origen vegetal que te hacen bien y del otro las grasas de origen animal que son menos recomendables, así que depende de ti con cuál te quedas, pero ten en cuenta que si eliges las más saludables podrás disminuir el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas y otros problemas de salud. Las grasas te dan energía, algunas ayudan a que tu piel y cabello se vean mejor, te mantienen caliente y ayudan a que tu cerebro se mantenga sano. Aprende a leer las etiquetas de los productos con sus tablas nutricionales y así entenderás lo que estás comiendo, no olvides que comer balanceado es la clave para sentirse bien.