Lonchera nutritiva y apetitosa

Sabes sobre la importancia de que tus hijos se alimenten de manera balanceada en cada momento del día, pero ¿crees que organizar la lonchera ideal (en términos de nutrición y gustos de tus hijos) es una tarea complicada? Para tu tranquilidad, con esta guía básica puedes armar una merienda sabrosa y llena de nutrientes.

Cereales:

Son los que darán a tu hijo energía necesaria para estudiar, correr y jugar. Elige opciones integrales de panes, galletas, barras de cereal para garantizar que consuman suficiente fibra todos los días.

Proteínas:

Contribuyen a la fabricación de nuevos tejidos, a la elaboración de enzimas, al aumento de masa muscular y a la constitución de ciertas hormonas como la insulina. El pollo, la carne, el atún y el huevo son opciones nutritivas que se puedes incorporar en sánduches o wraps.

imagen01

Frutas y verduras:

Son la principal fuente de vitaminas y minerales que ayudarán al normal funcionamiento del sistema inmunológico de tu hijo. Generalmente, los niños prefieren las frutas dulces como las uvas (sin semillas), los duraznos, los arándanos, las fresas, las ciruelas, el banano y la sandía. Ahora bien, si hablamos de verduras, lo mejor es optar por aquellas que sean fáciles de comer para que sean más atractivas y fáciles de transportar al colegio. ¿Un ejemplo perfecto? ¡La zanahoria!

Lácteos:

Son fuente de calcio, el mineral que fortalece los huesos y los ayuda a crecer saludablemente. Un niño debe consumir alrededor de 3 porciones de lácteos al día. ¿Los más fáciles de llevar al colegio? El quesito pera, las leches en cajita, los batidos y los yogures.

imagen02

Grasas:

Sabemos que son altas en calorías pero no hay que olvidar que algunos tipos son esenciales para la absorción de vitaminas, la salud hormonal y la del sistema nervioso. Las mejores fuentes se encuentran en alimentos como el maní, los frutos secos y el aguacate.

Bebidas:

La hidratación es fundamental para garantizar la buena salud de tu hijo. La lonchera debe contener por lo menos tres bebidas. La mejor opción siempre será el agua natural. Si a tu pequeño le parece muy insulsa, añade en un termo gotas de limón o frutas picaditas para darle un toque extra de sabor.

imagen03

Un consejo

Recuerda que la lonchera no es una comida principal, así que debe ser porcionada y variada. ¡Y otra cosa! No olvides involucrar a tu hijo a la hora de preparar la lonchera, así sabrás qué alimentos disfruta más que otros y garantizarás que se la coma ‘completica’.